Su madre vio el cuerpo de su hija y decidió que no quería volverla a ver. ¡Pero mírala ahora!

Todavía no ha cumplido los dos años y ya puede alimentarse sola. A primera vista, esto no parece ninguna hazaña, pero si tenemos en cuenta que Vasilina Knutsen no tiene la mano izquierda y solo dos dedos de la mano derecha, esto significa una gran proeza.

Esta pequeña nació en marzo de 2015 en Swerdlowsk, Rusia, y sus padres la abandonaron de inmediato al no poder aceptar su invalidez. Vasilina fue puesta en adopción y gracias a una organización rusa que ayuda a niños huérfanos a encontrar un hogar, esta chiquita encontró una familia cariñosa.

Sus nuevos padres, Chris y Elmira Knutsen, viven en Moscú. Elmira es rusa y Chris es estadounidense, lo que complicó demasiado el proceso de adopción.

El problema se debía a una nueva ley aprobada en diciembre de 2012 que prohibe la adopción de huérfanos rusos por parte de ciudadanos de Estados Unidos. Posteriormente, esta ley extendió la prohibición a personas de cualquier otro país que permita el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Los Knutsens tuvieron que pasar por un proceso burocrático muy largo y engorroso, pero finalmente la adopción fue autorizada, y pudieron llevarse a la pequeña Vasilina a casa.

Considerando que hay muy pocas personas en Rusia que quieran adoptar niños, y aún menos un niño con alguna discapacidad, Vasilina tuvo mucha suerte. Actualmente, hay aproximadamente 100.000 niños en orfanatos de toda Rusia esperando a que una familia les ofrezca su hogar. Los niños huérfanos con minusvalías son enviados a instituciones especiales y tienen pocas esperanzas de ser adoptados. Generalmente pasan toda su vida en esos orfanatos.

Los Knutsens son ahora una familia de seis miembros, y Vasilina está creciendo rodeada de sus cariñosos padres y hermanos. La pareja tiene otros tres hijos: uno de ellos también es adoptado y padece un trastorno mental. No son una familia ordinaria y la gente lo nota. "De hecho, nos miran sorprendidos, hacen la señal de la cruz y salen corriendo... Ocurre muy seguido", revela Elmira.

Pero Chris y Elmira han aprendido a vivir con ese tipo de reacciones. Lo único que realmente les preocupa son sus cuatro hermosos hijos. Y afortunadamente para Vasilina, ella también es su hija. 

Comentarios

Más de Nolocreo