La niña de 5 años se estaba quemando viva, pero no quería soltar lo que tenía en brazos. Cuando los demás se acercaron, se les llenaron los ojos de lágrimas

Aleksandr y Olga Owtschar viven en un pueblo de Ucrania, donde llevan una vida normal. La feliz pareja se casó hace muchos años y tuvo dos hijas, Nastja y Ljuda. Todos en el pueblo conocían a las alegres niñas, pero nadie imaginaba que algún día se iban a convertir en dos pequeñas famosas a nivel nacional. 

Youtube/Кинофестиваль Покров

Aunque Nastja solo tenía cinco años de edad, ya ayudaba a sus padres con algunas tareas domésticas. La niña adquirió un sentido de la responsabilidad muy temprano, pero también una gran confianza en sí misma. Un día se le presentó uno de esos momentos decisivos en la vida. Mientras su padre estaba en el trabajo, su madre tuvo que salir de casa. Durante ese tiempo, Nastja se quedó a cargo de su pequeña hermana de dos años y tuvo que hacerle frente a la tragedia que les tocó vivir minutos después.

Youtube/Кинофестиваль Покров

Como muchas otras familias  del pueblo, los Owtschar vivían en una casa grande de madera con chimenea. En un abrir y cerrar de ojos, saltó una chispa del fuego, y al poco tiempo la casa se incendió completamente. La ropa de Nastja se le cayó del cuerpo hecha cenizas. Pero a pesar de ello, reaccionó con mucho arrojo y tomó a Ljuda y la envolvió con una manta. Después corrió lo más rápido posible hacia afuera. 

Youtube/Кинофестиваль Покров

Al principio, una de los vecinas y amiga de la familia se dio cuenta de que la casa estaba ardiendo. Aún hoy, la mujer se acuerda de aquel momento muy bien: vio a Nastja desnuda y llena de quemaduras mientras gritaba en la calle y abrazaba firmemente una especie de envoltorio. Cuando se acercó a la pequeña, esta le entregó el paquete que contenía a su hermana menor. Para entonces, la ambulancia ya estaba en camino. 

Youtube/Кинофестиваль Покров

Cuando llegaron al hospital, Nastja tuvo que luchar por su propia vida. Los médicos le dieron muy pocas probabilidades de sobrevivir, ya que tenía quemaduras en el 80 por cierto de la piel. Solo la cara estaba intacta. Incluso el más mínimo contacto físico con su madre le provocaba unos dolores terribles. 

Youtube/Кинофестиваль Покров

Pero Nastja sobrevivió. Y tan pronto como los medios locales informaron sobre la hazaña de la pequeña heroína, muchas personas siguieron de cerca su evolución. Nunca antes se habían recibido tantas donaciones en un caso como este. Gracias a esto, la niña pudo recibir un tratamiento en Kiev y después otro en Boston. 

Durante los siguientes meses, los médicos hicieron su mejor esfuerzo. Querían que Nastja pudiera tener una vida normal. Pero el camino fue arduo y complicado. Como la pequeña se encontraba en pleno crecimiento, las heridas tardaban mucho en cicatrizar, así que desde entonces le tuvieron que practicar dos cirugías al año. Doce años después del incendio, ya ha sido operada 24 veces en total. 

A pesar del tiempo transcurrido, casi todos en Ucrania conocen la historia de Nastja y su hermana pequeña. Su familia decidió cambiarle el nombre para proteger un poco la privacidad de la ahora adolescente. Nastja quería tener una vida como cualquier otra niña normal y realizar su sueño más grande: convertirse en médica. 

Si quieres ver a los protagonistas de esta historia, puedes ver el siguiente documental (en ruso):

Entretanto, Nastja ya cumplió 18 años y planea empezar la carrera de Medicina muy pronto. Ya tiene muy claro cuál será su especialidad: las víctimas de quemaduras. Está convencida de que ayudará a los demás con sus propias experiencias. ¿Quién podría dudarlo? ¡Mucha suerte, Nastja!

Créditos:

fakty.ua

Comentarios

Más de Nolocreo