Tras sufrir un accidente, este chico espera 3 años para prometerse

Kelcie y Larry se conocieron en el instituto. Él era jugador de fútbol americano; ella, su animadora número 1. Además, él era atleta, y en verano trabajaba como voluntario en los bomberos para ayudar a apagar incendios forestales. No tardaron en enamorarse. Hasta aquí, todo parece una historia de amor de película típica norteamericana, ¿verdad?

El 10 de marzo de 2010 Larry le enseñó a la hermana de Kelcie el anillo que tenía pensado usar para pedirle matrimonio. Quería hacerlo la semana siguiente, cuando estuvieran juntos en Disneyland. Pero esa misma noche, todo se torció. Minutos más tarde haber hablado con su cuñada, mientras se dirigía a casa, un conductor borracho atropelló a Larry.

Tras varios meses en coma, los médicos pensaban que era muy probable que Larry no volviera a despertarse nunca. Su familia, y en especial Kelcie, sabía que Larry nunca se rendiría. Ella estuvo a su lado todo ese tiempo, dándole todo su apoyo y cariño cuando el joven se encontraba en un coma profundo. Y efectivamente, Larry salió del coma, pero la realidad era que tenía muchos meses de ardua lucha por delante.

Kelcie empezó a trabajar en el centro donde Larry se ejercitaba a diario para poder recuperarse. Con la ayuda de su novia, su familia y los especialistas del centro, Larry se recuperaba poco a poco de las secuelas del brutal accidente. Pero durante todo ese tiempo, él no se olvidó del anillo que le enseñó a la hermana de Kelcie solo unos minutos antes de ser atropellado.

Usando el mismo anillo que tenía pensado darle 3 años antes, Larry le pidió matrimonio a Kelcie en presencia de su familia. Hasta contrató a un guitarrista para que serenara el momento con una bella canción. Por supuesto, entre lágrimas de alegría, Kelcie dijo 'sí'. En este vídeo puedes ver el bonito momento de la petición:


La hermana de Kelcie, conmovida porque su cuñado no pudo prometerse con su hermana en Disneyland como tenía pensado, tuvo una idea: hizo una campaña para recaudar dinero para que la boda tuviese lugar en el famoso parque de atracciones. ¡Y lo consiguió! También tuvieron su luna de miel allí. Qué mejor culmen para esta historia que casarse rodeados de personajes de cuentos, ¿verdad? Pues esperemos que, como en los cuentos, el final sea que 'vivieron felices y comieron perdices'.


Créditos:

inspiremore

Comentarios

Más de Nolocreo