Le exprime el grano de la espalda a su mejor amigo. Lo que salpica al camarógrafo en el 1:55 lo sigue persiguiendo en sus peores pesadillas

Cuando un grupo de hombres se ríe frente al espejo del baño, suele haber solo una explicación: uno de ellos tiene una espinilla gigante en la espalda y necesita un trabajo de equipo para combatir el problema. En este caso, dicho trabajo consiste en un voluntario encargado de estrujar la bola y otro que grabe la escena para la posteridad. Seguramente, el camarógrafo se arrepentirá de su contribución toda su vida:

Advertencia: este vídeo contiene imágenes y un lenguaje que podría perturbar a algunos espectadores:

Este asqueroso ataque de espray lo hizo gritar a todo pulmón y el teléfono salió volando de su mano. Qué mala suerte para él, y qué divertido para nosotros. Al menos para aquellos que tienen el estómago para ese tipo de escenas. ;-)

Créditos:

Youtube

Comentarios

Más de Nolocreo