Torturó hasta la muerte a cientos de chicas desnudas. Su crueldad sigue siendo famosa hasta el día de hoy

En el transcurso de los años, ha habido asesinos en serie tan brutales que todavía ocupan un polémico nivel de notoriedad en los libros de historia, por ejemplo, Jack el Destripador, Albert Fish o Charles Manson. Con el solo hecho de mencionar sus nombres, a muchas personas se les pone la piel de gallina aún hoy. Sin embargo, un nombre permanece sorprendentemente en el anonimato. Quizás esta persona fue la asesina más productiva de todos los tiempos: Elizabeth Báthory. Conocida como la Condesa Sangrienta, Báthory vivió en Hungría de 1560 a 1614, y su historia es, en verdad, espeluznante.

Su vida está envuelta en misterio y nadie sabe exactamente cuántas personas fueron víctimas de sus monstruosos actos. Algunos calculan que el número ascendió a 650 y que casi todas eran chicas muy jóvenes...

Todo empezó cuando la joven Elizabeth se casó a los 15 años con el Ferenc Nádasdy por razones políticas. Desde el principio se mostró muy infeliz con el matrimonio arreglado, así que no se puso especialmente triste cuando se enteró de que Ferenc había muerto en un combate del Imperio Otomano en 1604. El control de todas las propiedades del noble, así como el castillo Nádasdy, pasaron a sus manos.

Aquí es cuando, al parecer, empieza su reinado de terror. Se sospecha que la condesa prometía trabajo a chicas muy bellas que habitaban los pueblos que rodeaban su castillo. Las jóvenes campesinas desaparecían después sin dejar huella alguna. Cuando finalmente se difundieron los rumores de las supuestas atrocidades cometidas en el castillo, la gente del lugar asaltó el edificio. No está muy claro qué pasó allí, pero la reputación de Elizabeth de ser una terrible tirana se regó como la pólvora. 

Existen varios relatos dudosos de esa época que detallan las decenas de muertes de adolescentes. Cuando la sentaron en el banquillo de los acusados, Elizabeth no pudo hablar para defenderse. Solo sus sirvientes fueron interrogados. Mientras los torturaban, admitieron haber mutilado y matado a 80 chicas. Confesiones posteriores revelaron que habían desnudado, atado y comprimido a las víctimas. Incapaces de moverse o escapar, las chicas supuestamente habían sido azotadas, golpeadas y mutiladas con cuchillas. Se asegura que entre 36 y 80 chicas fueron torturadas y que finalmente sucumbieron a causa de sus heridas.

Debido a que las confesiones fueron reveladas por medio de la tortura, sigue sin quedar claro qué acusaciones son ciertas. Sin embargo, es casi seguro que Elizabeth torturó y mató a chicas muy jóvenes, lo que no sabemos es hasta dónde llegaron esos horrores. Durante el juicio, los rumores entre la población se multiplicaron. En un intento por lograr la eterna juventud, se dice que la condesa se bañaba en la sangre de sus víctimas y bebía la sangre de las vírgenes.

También hay rumores sobre la existencia de un diario que contenía 650 nombres, pero nadie ha encontrado algún documento como este. A pesar de todas las inconsistencias, Elizabeth fue declarada culpable. Mientras sus cómplices fueron quemados en la hoguera, a Elizabeth la encerraron en una celda sin ventanas que solo tenía una pequeña hendidura para pasarle la comida. Murió cuatro años más tarde. 

La historia de la vida de la Condesa Sangrienta ha servido de inspiración para muchos libros y películas. Sin embargo, si miramos más allá de la versión de la despiadada asesina en serie, también existe la teoría de que la condesa podría haber sido víctima de una conspiración, ya que sus tierras tenían una importancia política muy significativa.

Muchos otros nobles, hombres y mujeres, fueron acusados de realizar actos despreciables parecidos, y Elizabeth pasó por un juicio solamente por razones estratégicas. Debido a que el proceso penal se llevó a cabo de una forma muy dudosa, no es posible determinar qué pasó realmente. Es probable que la historia de la Condesa Sangrienta tenga más de leyenda que de verdad. 

Comentarios

Más de Nolocreo