Primero pensaron que era una astilla. Pero cuando tiraron…¡arghhh!

A un joven se le había clavado una astilla en la pierna. Cuando su amigo se ofrece a quitársela, lo que saca de allí...¡es un monstruo!

No puedo imaginar el dolor que tuvo que experimentar. ¡Dios, qué astilla!

Comentarios

Más de Nolocreo